jueves, junio 02, 2005

"Blast off! It's party time"

Natasha, Mi niña hermosa:

¿Puedo negar que me ENCANTÓ esa reacción? No, definitivamente no. En "Historia de O" (un libro de Pauline Reage que no me atrevo a recomendarte aún), en una edición del Círculo de Lectores de los setentas, el prólogo discute sobre las ventajas y los placeres de la esclavitud. Los seres humanos no sabemos ser libres. El comienzo del famoso prólogo cita un momento de la historia: Se les otorgó la libertad a unos esclavos haitianos y estos matan a sus amos. La esclavitud nos brinda algo de libertad de nosotros mismos, porque nuestros impulsos son más fuertes que las convenciones sociales.
Permíteme un segundo para decirte que me encanta estar contigo. Te quiero tanto (y eso es algo que no se puede medir cronológicamente) que he sido capaz de ceder y dejar viejos afectos y viejos hábitos de lado. Quiero aprovechar la euforia de esta noche de miércoles para decirte lo mucho que significas para mí. Y lo hago público a través de este Blog porque es mi desahogo literario, mi manera de decirle al Mundo que está mal, que así no funcionan las cosas - y con que unos pocos me lean y piensen, me doy por bien servido.
Mi niña: naciste libre y no soy quién para decirte qué hacer. Puedo sugierir (y mi sugerencia es que sigamos juntos y que aprendamos, que disfrutemos y que tratemos de ser felices... el Amor es una cosa, la Felicidad otra y no es bueno buscar la una en la otra... pero que tratemos de encontrar algo de una y de otra.), pero no soy quién para decirte qué hacer. Cuando dije que yo no rechazaba propuestas pero te permitía evaluar propuestas (aparte de una macabra mamadera de gallo, de esas que surgen inoportunamente sobre los temas menos adecuados), es porque tanto tú como yo somos libres. No libertinos: libres. Vivimos en un mundo en el que todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario. Muchas veces lo que une a las personas es el miedo de perderse, y no el deseo de conocer a la otra persona (y ese, posiblemente, es el único miedo que no tengo). Y estoy enfrentando y superando mis miedos por tí (por mí), porque te adoro. Porque entraste a mi vida de la manera más espectacular, porque hay algo en tí que me dice que podemos sacar algo muy bueno. Pero me rehuso a estar contigo por miedo a perderte.
Vale la pena vivir el día. Querámonos porque sí, porque significamos algo el uno para el otro. Las razones y las moralejas solo nos hacen más torpes. Amores sin apologías, sin miedos, sin límites (de tiempo, de espacio, de cantidad...): esos son los amores que construyen y que enseñan.

lunes, mayo 30, 2005

"It's a nice day to start again"

Quiero hacer esto público. De otra forma, voy a terminar gritándole a desconocidos y viviendo debajo de un puente o en la Clínica Santafé, hablándole a Chepe el Dragón y pidiéndole que me de superpoderes.

No soporto el Énfasis de Radio de la Facultad de Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana Sucursal Bogotá. Estoy cansado de levantarme todos los días a hacer algo que no me llena y que solo lo estoy haciendo para facilitarme las cosas. Pero la cura está resultando peor que la enfermedad. Me queda solo un año y se supone que tarde o temprano tendré que agradecer haber tenido la oportunidad de estar en la Javeriana y de tener un diploma. No me siento capaz ahora. Quisiera poder trasmitirle a todos los profesores que lo que quería aprender ya no alcanzo a verlo, que solo quiero pasar la materia y ya, que no me motiva madrugar para ser solo un ente más en una clase llena de personas a las que le da igual si existo o no.

El otro semestre tengo que repetir "Radio Deportiva" con un profesor que me odia solo porque no soporto su clase y porque me parece arrogante que uno de los pocos libros en la bibliografía del programa sea el que él escribió. Tengo que trabajar en la tésis que me parece del carajo pero creo que soy al único al que le interesa la nueva narrativa de terror aplicada al drama radial. Tengo un año para sentirme aún más aislado del resto de los comunicadores y de toda la gente que me saluda mariconamente, sin ganas, como por no quedar mal ni "por respeto" (por favor: si no me soporta, al menos procure ser hostil o indiferente... no tolero esas "consideraciones" tan culas y tibias de nadie).

P: Pero, si estás cansado de la U: ¿Por qué no te facilitas las cosas y cumples con tus deberes? ¿No es lo más lógico?

R: No, no, ¡no no no no! ¡Por Dios! ¡Escúchense! ¡Mi vida es algo que está empezando a tomar rumbo! Cada día percibo más, entiendo más, aprendo más, vivo más y espero al otro día solo para ver qué pasa. Me gusta ver atardeceres porque solo existen en ese momento, porque esa atmósfera solo se da en ese día. Imaginen que van a una fiesta y se quedan dormidos por algo de escopolamina en su Margarita/tinto/bombombún/loquesea. Pasa el tiempo, sueñan, no sueñan, sueñan con un cassette de video en blanco... y luego despiertan cinco años después, en un lugar que no conocen, con gente que los trata con una familiaridad extraña, como si todo ese tiempo los hubieran empujado y trasteado a patadas a cada lugar, como si nunca hubieran tenido voluntad y que todo lo que han hecho, todo por lo que han luchado no es lo que ustedes quieren.

Así me siento. Tomé una decisión apurada porque no me sentía capáz de hacer otra cosa en la vida y me doy cuenta que soy capáz de hacer CUALQUIER cosa menos ESO. ¿Responsable? ¡Las güevas! Todo este tiempo me dejé llevar por el impulso de sentirme inferior (o de querer sentirme inferior...) y ahora, que me doy cuenta de lo torpe que fui, es tarde: me toca terminar una carrera con la que no me identifico, que no me ha hecho mejor músico/escritor (aunque dibujar en clase me ha hecho mejor ilustrador... si alguien quiere trabajar conmigo para sacar un libro para niños, ahí estoy...) en la que hay mucha gente que cree que competir es hacerle zancadilla al otro y luego ser tan taimado/taimada para decir "yo hice lo que pude, pero la profesora no dejó" (ahí sí: cómanse un cerro de mierda, no sean tan ñoños por Dios...).

Entiendan: aunque agradezco estar en la Ponti, la academia y la noción de responsabilidad para con ésta se me está volviendo un lastre.

Si me conocen, hablan conmigo y me quieren, les pido un favor: no traten de inculcarme ese sentido de la responsabilidad y el deber a las malas: yo sé lo que tengo que hacer y no quiero hacerlo. Más bien hagan de este año algo llevadero. Si no es mucho pedir:

  • Sáquenme a lo Franz Ferdinand ("Take me out!"). A veces no soy la persona más chistosa del mundo y tiendo a ser algo aburrido. Pero la buena música (ver "1980 - 1989"), la comida vegetariana, el buen tabaco y la cafeína sacan lo mejor de mí. No me emborrachen, que el guayabo siempre viene con depresión y culpa. Pero sáquenme: si es entre semana, en horas de clase, mejor. Lo aprecio más.
  • Opinen en este post. Aunque no hay variedad de temas (sí: todo habla de mí... novedoso, ¿eh?), me gusta que lean lo que pienso porque sé que muchos de ustedes se sienten igual y, si no, al menos me pueden aportar algo de lo que carezco. En todo caso, que opinen acá significa mucho para mí. No porque esto sea una extensión de mí mismo ni porque le esté dedicando alma, corazón y vida a este Blog. Pero el Internet permite lo que el teléfono no: algo de elaboración literaria en cada opinión.
  • Sean pacientes. Este es solo el primero de un millón de outbursts anti-javerianos, anti-comunicadores, anti-todo... Y muchas veces no voy a hacer nada aparte de quejarme y quejarme. Pero necesito este espacio para gritar (JUEPUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!) y no perder la cordura.

Y cualquier sugerencia es bien recibida. Toda propuesta sexual será evaluada por un comité de chimpancés amaestrados (en una mano, un sello de Carita Feliz; en la otra, un sello de Carita Gruñona) y enviada a mi escritorio con copia a Natasha, mi novia. Yo no rechazo propuestas, pero dejemos que ella decida...

(Paréntesis dedicado a TODAS, TODAS, JUEPUTA, TODAS las mujeres que "estaban en plan de salir, de conocer, de nada serio..." y terminaron encontrando el amor de su vida *risa pregrabada* y, de ñapa, me dejaron viendo un chispero: Miren... en verdad - y no se necesitan pistas: soy hombre - me hubiera encantado que algo se concretara entre nosotros. Ese tipo de afecto furtivo es bueno cuando uno sabe a qué atenerse y sirve para conocerse un poco más, para explorar la parte lúdica del amor. Pero hay alguien que comparte mis dudas, mis miedos y me ha dejado entrar en su vida, me acepta tal y como soy. ¿Ustedes lo hubieran hecho? No se trata de decir "lero leero, yo también pueeeedo!". Para nada. Pero yo no estoy dispuesto a decir "Te amo" tan fácilmente, yo no la estoy engañando a ella con falsas perspectivas. Me cuesta trabajo ser monógamo. pero quiero hacer el intento. No las juzgo, pero piensen las cosas: no le hagan creer a un tipo que están "enamoradísimas" y felices de la pelota cuando hace una semana estaban diciendo que no querían nada serio con nadie. La confianza se construye, no se regala. Decirle a un tipo "Te amo" no lo hace inmediatamente de su propiedad. Dárselo a las tres semanas no lo hace un esclavo, contrario a lo que se cree (sí: a veces pensamos con la verga... pero no sentimos ni amamos con ella...). Por favor: no jueguen, no hagan maricadas... coquetéen, que eso es bueno. Es Pilates para el sex-appeal. Pero siempre con la verdad. Y si encuentran a alguien, construyan una base antes de entregarse. El amor es una guerra y no hay que darse por vencido hasta que el último hombre caiga.)

Necesito TODO EL ÁNIMO, EL AMOR Y LA BUENA VIBRA DEL MUNDO para el año de universidad que me queda. Solo después podré entender qué significó sacar el cartón de Comunicador Social. Por ahora solo quiero tomar tinto, escribir, dibujar, dormir, comer vegositos de goma y escuchar música que me haga feliz.

domingo, mayo 29, 2005

"Open your eyes, see the lights right in front of ya!"

Tengo que hacerme el firme propósito de dejar de ser tan vanidoso...
No vale la pena demostras qué tanto soy si yo en el fondo no lo creo. A veces soy lo que detesto en otras personas: un tipo prepotente, superficial, incapaz de moderar sus juicios (que rara vez están cimentados en algo más allá de la opinión), intolerante, dogmático. Y muy vanidoso. Horriblemente autoindulgente.

Siempre pensé que yo no valía nada (mejor: pensaba que la gente creía que yo era un asco y que era injusto porque yo era el ombligo del mundo) y eso me atormentaba. Con el paso de los años, he llegado a un punto de tolerancia e incluso cariño a mí mismo. Pero a veces hago idioteces que sencillamente no se justifican. A veces juzgo muy duro a las personas y a veces creo que yo soy el más inteligente/talentoso/sufrido/abnegado/atractivo y que, por eso, merezco una retribución inmediata. Porque sí, porque soy yo y ya. A veces coqueteo sin sentir nada solo por demostrarme a mí mismo que soy atractivo, a veces se la monto a alguien para demostrar que soy muy sagaz, a veces hablo mal de gente que no conozco (o que conozco) para marcar mi territorio. A veces siento que estoy a un paso de orinar en las paredes para demostrar que he pasado por ahí.

Reconozco que en el pasado me odiaba. Me odiaba por no ser lo que la gente quería, por no poder darle gusto a todo el mundo. Mi egoísmo es un efecto colateral de un autoestima que poco a poco se ha ido recuperando de varios golpes (y no, no quiero sonar a víctima pero esa me parece una explicación más bien lógica... ). El San Mateo Apostol, Los primeros tres años (de cuatro) en el San Carlos, los tres años en el Colombo Gales, varias relaciones abusivas y dañinas por parte y parte (hice daño, me hice daño), mi primer semestre (y la fractura de la mano que fue un momento de cambio en mi vida) lograron minarme el autoestima. El 2004 y el 2005 han servido para recuperarme poco a poco.

  • Salir de Usaquén fue un cambio refrescante. Desgraciadamente, todo el mundo se quedó con una imágen mía bastante lóbrega que yo alimentaba con pataletas. Quise cambiar y todo el mundo seguía llamandome Juanito (porque yo mismo me puse ese apodo, porque "Juanito" suena a vulnerable, a necesitado, a típico niño de chiste, a persona de malas..."pobre Juanito"). Entiendo el desagrado de Fernando haca mí. El tipo es muy guerrero en la vida y yo solo tenía mis "problemas existenciales". Listo, estoy en desacuerdo sobre muchas cosas del espacio de Usaquén (los cuentos con moraleja, la imágen corporativa, las referencias mediáticas en un espacio oral, la reiteración de estereotipos y chistes entre cuentos...) pero yo tampoco ayudaba a cambiar las cosas (hasta entiendo por qué se llegó a decir que yo contaba por plata... yo no me ayudaba para nada...) y cometía los errores de todos. Incluso llegué a creerme el mejor cuentero de Usaquén (como todos en algún momento). Definitivamente me hace falta contar, pero no como Juanito sino como Juan Camilo Herrera o como J. Koshkat. Pero aceptémoslo: para muchos es más fácil contar con mi pesimismo y mi paranoia (no sufro ni de lo uno ni de lo otro... solo quise creer que tenía problemas más grandes para no ocuparme de los más pequeños) que con lo que en verdad considero que pueden ser cualidades. A la gente le encanta dar consejos y sentirse bien con ellos mismos. A mí también y por eso me EMPUTA la condescendencia y el paternalismo: porque yo sé por qué se hace, porque lo he hecho. Pero yo mismo me lo busqué: puse cara de tapete, la gente se limpió los zapatos en mí y no puedo hacer mucho al respecto. Solo tomar distancia.
  • DreamCatcher (Kami Rayne y sus consejos, Alexx Grim y el ejemplo de dedicación, el talento y la brutal honestidad del Tank y el juicio crítico de Draco Londonn junto a la mirada y el cuidado de Mamá Clara) es una terapia para mí. Me dieron una mano para salir del fondo de mi propia inseguridad. Volví a enamorarme de la música (de otra música, más allá del gótico y del industrial), he ido volviéndome alguien más seguro y tranquilo, tengo un grupo de amigos que han sabido aceptarme tal y como soy y, la verdad, han sido personas que me han ayudado a sentirme mejor conmigo. Es momento para agradecerles todo lo que han hecho por mí. Gracias, en serio.
  • Estos últimos años han sido de conflictos con mi familia. No me gusta la idea de seguir en la universidad. La universidad me hace sentirme solo. Está bien: soy un tipo raro pero no muerdo. Entro a clase y muchas veces me siento miserable y quiero llorar porque me siento aislado y no quiero hacer los hijueputas trabajos y quiero hablar con alguien y quiero reirme y escuchar Billy Idol y Cindy Lauper y The Cure y The Lords of the New Church. A veces no soy raro, a veces solo quiero que alguien me escuche. Mi mamá está obstinada en que yo termine la carrera pronto. A mi papá solo le importa que yo vaya a clase. Y ambos me quieren y yo los adoro, pero no quiero ser comunicador social. Quiero un puto diploma para no pasar por todos los problemas que tuvo mi mamá para conseguir trabajo (cagada: a la gente la acreditan por un cartón, no por su habilidad para escribir letras), para hacer parte de la Gran Rosca Javeriana y garantizarme un trabajito mientras miro a qué quiero dedicarme. La Gran Rosca Javeriana... un montón de personas que dicen que soy un tipo raro e irresponsable. Soy un tipo responsable pasando por una racha horrible en la que no me da la gana hacer nada porque no siento que nada tenga sentido (como los Tests de Coopper, como los dictados, como las manualidades, como los tests de Cosmopolitan, como toda esta parafernalia pseudo-académica en la que nos hace creer que somos privilegiados por ser mano de obra altamente calificada, que nos hacen creer que es bueno dejar de ser Estrato 5 para ser Estrato 3 "mientras nos organizamos"...) y NO QUIERO HACER PARTE DE NINGUNA ROSCA QUE ME PIDA QUE RENUNCIE A SER YO MISMO O QUE NO LE IMPORTE QUIÉN SOY. ¿Entienden ahora por qué mis agarrones? Porque no soy capáz de dedicarle mi vida a un trabajo en el que nadie agradece lo que hago. Quiero resignarme por un rato y ganar dinero para ser independiente, pero aún no. Me da miedo la adultez como me la pintaron.
  • Usaquén me trajo a Natasha, la niña de los girasoles. Es una relación que me obliga a buscar seguridades. Mi niña (espero que leas esto): yo también tengo miedo. Pavor, pánico. Hace mucho que no me sentía tan comprometido con alguien. Eres más joven que yo, eres hermosa, eres interesante y bastante rara (de una manera que me encanta) y te quiero así. Muchísimo. Pero tengo miedo y no estoy acostumbrado a tener responsabilidades. Tiendo más a herir que a proteger, tiendo a coquetear más que a querer, a hablar más que a escuchar, a ignorar más que a investigar. Tengo un ego que amenaza con romperme las costillas (un ego grande y triste como un elefante...). Pero me miras a los ojos y me siento mejor, me siento mejor persona. Pasado y futuro son ilusiones, quimeras, fotos en sepia. Mi niña: No sirvo para hacer promesas eternas. Pero gracias por dejarme compartir un instante contigo. Ojalá cada instante sea mejor. Quiero que cada momento tenga significado. Curémonos las heridas, querámonos mucho y tratemos de ser lo más felices posible.

Espero que sepan perdonar semejante mamotreto. En este momento me siento agradecido por todo lo que tengo. Incluso la universidad - en esa dinámica amor/odio - es una bendición. Espero que sepan perdonarme: a veces me cuesta trabajo ser humilde (no soy modesto, pero quiero ser humilde para poder aceptar que todo cambia...).

Pd: Un maldito virus borró casi que totalmente mi colección de MP3's. Si alguien se ofrece a mandarme canciones (ustedes me conocen: new wave, synthpop, post-punk, música ochentera, algo de goth... cualquier cosa que no sea rock progresivo, metal, el mal llamado "rock en español", música protesta...) me parece del carajo y lo agradecería...

ESTOY ESCUCHANDO: The Lords of the New Church - Open your eyes, *****- *** ****, Billy Idol - Shock to the System, Ultranoir - Dismember me, Kelly Osbourne - One Word (y el resto se lo está comiendo el virus...)

Archives