jueves, junio 09, 2005

"I was looking for a job and then I found a job and Heaven knows I'm miserable now"

No se trata de ser pesimista, sino de asumir que, a veces, las cosas pasan. Shit happens. Y van a pasar cosas desagradables. No quiero que ocurran, no quiero asumir las consecuencias, pero siento que me va a tocar renunciar a muchas cosas. No quiero. En serio que, si pudiera, me haría el güevón y ya. Pero estoy tan cansado de ir a la universidad, de no hacer lo que quiero y de ser tan buena persona que no lo tolero.

Proyecto profesional con Manuel Otálora. Mierda... ni siquiera puedo decir que el tipo sea mala persona o que me la tenga montada. Como a todo el mundo, le parece que soy una persona más bien extraña. Y mi elección para la bibliografía fue más bien irregular (más centrada en autores de horror que en producción radiofónica). Pero, igual: llevo toda una vida hablando mierda a y de los profesores e inventando excusas para no hacer nada académico que si el tipo desconfía de mí, hombre... hasta lo entiendo. Ni estoy haciendo apología del hombre (porque sencillamente no se deja conocer y mantiene una relación cordialmente distante con los alumnos así que me cuesta rescatar valores áparte de su ecuanimidad académica) pero tampoco puedo rajar del tipo porque sí, solo porque me rechazaron la tésis, porque me rechazó la tésis. En parte fue porque no hice un carajo y no hice las cosas como y cuando me las pidieron. Pero es increíble que una buena idea no baste ni siquiera para satisfacer a un público acostumbrado a otros niveles de mediocridad. Cagada: me toca volver a ver Proyecto Profesional I. Me gustaría que por una vez en la vida no me echaran la culpa. Voy a terminar graduándome a tiempo, es lo único que importa.

"Listo. Es solo un semestre. Asuma las consecuencias de su irresponsabilidad, de sus resultados académicos." Es decir: como van las cosas me van a pedir que renuncie a la banda, a salir a tomar tinto, a una pequeña vida social que me permite ser indulgente en uno o dos excesos cada dos o tres meses - necesarios en la vida de cualquier persona. "Pero esos privilegios se ganan trabajando". Si eso fuera verdad, debería estar trabajando en un disco o en un libro (escribiendo o ilustrando) "Y usted no ha demostrado ser una persona responsable". No puedo alegar nada ahí. Es verdad: no he dado suficientes pruebas. Aún así no veo qué tiene que ver que yo sea un cínico y un irresponsable con que me hayan rechazado la tésis. "Lo único que tiene que hacer en la vida, ahora, en este momento, es estudiar". ¿Qué tan cierto es eso? Es una mentira piadosa con la esperanza de lograr que me concentre en algo que no me hace feliz.

"Lo peor de todo es que yo sigo trabajando y me sigo matando para pagarle una universidad". Esto requiere una respuesta más extensa.

Esta frase no me la tomo a la ligera. Porque no es solo la universidad sino todo. Afortunadamente he tenido una madre y un padre que me han dejado vivir una muy buena vida sin tener que sufrir o aguantar hambre. Lo que es más: toleran y apoyan mi vegetarianismo, no me han pedido que renuncie a la música y siento que, de alguna manera, saben que esto no es lo mío. A veces creo que me consideran una persona medianamente inteligente, pero muy perezosa. Toda la vida he sido perezoso y derrotista, autoindulgente y malcriado. Y es cierto: para mí existe cierta tranquilidad cuando ya no hay nada más que hacer. Me sentí tranquilo cuando mi papá me dijo, en entrega final de notas de Séptimo, "¡ya qué va a hablar con los profesores!" porque entonces la lucha para controlar el producto de mi locha terminaba ahí. Ya no había nada más que hacer. Apague y vámonos.

Pero decirle eso a personas que llevan toda una vida trabajando es contraproducente, incluso ofensivo. Siempre, la eterna lucha: mi abuelita esperando eternamente clientas para llevarlas al almacén - un cuarto en la casa que olía a cuero y a cauchola - para venderles zapatos que mis tíos hacían. Mi mamá trasnochando en la oficina de Editora Cinco o El Espectador o el Periódico de Ofertas o de Publicaciones Semana o de... y llegando a doparse a punta de televisión. Mi papá que siempre llegaba después de las siete con alguna maricadita para mí, cuando todavía creía que yo era medianamente inteligente y que luego, cuando se pensionó y empezó a trabajar con Finca Raíz, pasó más tiempo en la casa y se dio cuenta que, de pronto, yo no soy tan brillante - al menos, que definitivamente no soy emprendedor pa' ni mierda. Es ofensivo decir "no puedo" y es inútil decir "no quiero" porque DEBO. Vengo de una familia en la que el trabajo lo es todo. El trabajo cura las penas de amor, el trabajo da bienestar, el trabajo te da privilegios, las cosas se ganan comiendo mierda, uno no trabaja sino para la tranquilidad de uno.

Pero, para ser honestos, ABORREZCO la idea de trabajar en cualquier cosa que no me represente un beneficio inmediato o un valor agregado. Mi Tío Felipe (añado el "tío" en mayúscula, como parte del nombre) siempre me dijo que, palabras más o palabras menos, a mí me hizo falta rejo. A falta de rejo tuve psicólogos y psicólogas (tal vez por eso las cosas no me funcionan cuando salgo con estudiantes de psicología: porque siento que ellas me miran con cara de tésis), tuve enfrentamientos verbales con mi mamá ("enfrentamientos" del verbo "lo que yo dijera en mi favor no dejaba de ser pura mierda"), tuve que escucharle madrazos a mi papá, charlas correctivas con mis tíos, castigos de seis o más meses sin salir (¿y todavía me preguntan por que me la paso solo?), distanciamiento afectivo de mis padres... "A mí no me parece que esté mal" me dijeron la última vez que fui capaz de poner todo esto en palabras. A lo que añadieron "Usted solo es independiente cuando empieze a ganarse la vida". Es decir que en estos 24 años de vida nunca me han respetado y que yo solo voy a empezar a ser persona cuando llegue con un cheque. Por lo tanto, para mí el Énfasis de Producción Radiofónica de la Facultad de Comunicación Social de la Pontificia Univesidad Javeriana Sucursal Bogotá - desde donde se le mire - es un maldito lastre. Ni estoy estudiando algo que me apasione, ni estoy preparándome profesionalmente ni estoy deviniendo (y eso que hay gente que trabaja y va a la universidad... porque trabajan en algo que pueden hacer mientras estudian algo que les gusta o porque su situación económica es insostenible. Ya no sé en cuál podría ubicarme). ¿Entonces? ¿Cuál es el video? ¿Porque no vengo de familia rica tengo que volverme mano de obra altamente capacitada? Tiene que haber algo más que eso.

(Paréntesis: Recibo ofertas de trabajo como ilustrador, compositor de jingles, columnista, locutor, guionista, redactor, bajista, guitarrista, secuencias y loops, dibujante de tiras cómicas, caricaturista. Puede que dentro de poco, si mi vida no se vuelve una mierda, publique un portafolio con mis dibujos).

La verdad me siento grotescamente frustrado en este momento. No sé para qué entrar a un salón, no sé en qué voy a trabajar y la verdad ya me está cansando estar rindiendo cuentas a estas alturas de la vida.

Y no: no me considero mercancía estropeada ni me estoy dando por vencido y tampoco estoy esperando a que esto subsane las cosas. Pero necesito que alguien, una sola persona lea esto como para poder sentirme, cuando menos, escuchado. Por ahora siento rabia, porque sé que me va a tocar renunciar a muchos privilegios y que otra vez van a comenzar las peleas en mi casa... y, aunque esta vez no me siento culpable, eso no importa: todo lo que diga en mi favor puede y va a ser entendido como carreta. En los últimos días mis prioridades han cambiado y, muy a mi pesar, tengo que dejar de tomarme lo de la banda tan a pecho. Quizá soy el único que no ve el "... y si no triunfamos, no importa... lo importante es la experiencia" como una posibilidad. Esas cosas se dicen cuando ya se tiene algo armado, algo para mostrar. Así que es buen momento para empezar a desligarme un poco, tomarme las cosas a la ligera y hacerlo solo porque es divertido. Llegué a creer que DreamCatcher era mi única razón para levantarme. Y aún me siento orgulloso de ser bajista de ellos, pero no siento que la solución a mis problemas esté en una banda de rock. Nunca lo estuvo y yo solo me tomé las cosas a pecho para eludir otras cosas. Quiero seguir tocando con ellos, pero en otra tónica. Y no se trata de irnos a algún lado a ensayar todos los días y todo el día. Se trata de lograr algo acá. Pronto. No puedo estar tranquilo.

Pero siento que estoy dejando que la vida ocurra mientras otras cosas, mejores cosas (al menos, más afines a mí) están ocurriendo.

Por otro lado, quiero volver a intentar hacer una banda más orientada al new-wave, al synthpop. Una buena banda de pop/post-punk. Escuchar Ladytron, The Firebird Band, Duran Duran, Love and Rockets, Femme (el secreto mejor guardado del pop), The Faint, Strip Music y Ultranoir (y, obviamente, The Cure y The Smiths y Midnight Oil y Ultravox y Billy Idol y... ) me hacen pensar que eso es lo que quiero hacer como músico. El sonido siempre lo he tenido definido, pero quiero trabajar con aún menos elementos. Guitarra o bajo dependiendo de la canción, un bajo que supla la función de guitarra rítmica, secuencias y voz. Pero no logro dar con la gente adecuada para hacerlo. Si alguien se le mide (alguien que tenga un laptop con un secuenciador chévere tipo Reason o Fruity Loops o un synth), no es sino que me diga y hablamos. Quiero grabar al menos dos canciones propias a fin de año. Quiero hacer algo que se pueda hacr en vivo.

En fin... ni hablar: San Francisco Javier me la tiene velada...

"Don't you forget about me..."

Acabo de pensar tres cosas:
1) Algún hijo de puta me robó la idea de usar el término "retrosexual" para un programa en un canalucho de cable.
2) DreamCatcher es una pésima película de los 80's tipo "afterschool special". Lo digo en el mejor sentido de la palabra porque me encantan esas películas ochenteras de adolescentes. Para mí son, como para muchos, son las películas de zombies... y las películas de zombies son para mí lo que para muchos son las películas de Meg Ryan... y sí: las películas de Meg Ryan son para mí lo que para muchos son las películas de zombies -. Lo que pasa es que los estereotipos están ahí
  • Tank!: El eteno jock. Un tipo grande, mono e intimidante que bebe mucho, picha mucho y es exagerado para absolutamente todo. La clase de man que le hace la vida imposible a los nerdos, que bebe cerveza por kegs y que todo el mundo conoce por "TANK! TANK! TANK! TANK!". Kubiak de Parker Lewis. (les dejo la inquietud)
  • Alex Grim: El antiheroe tipo The Lost Children. Mitad Jim Morrison, mitad ser de ultratumba. El típico psycho killer que termina enamorado de su víctima y enamorando a su víctima. E, igual, la termina picando en pedazos y fritando en una sartén con salsa teriyaki.
  • Draco Londonn: El Punk sensible. Taches por fuera, algodón por dentro. La clásica persona que pasa de "Bitzkrieg Bop" a "Strangers in the night" en un abrir y cerrar de ojos y que llora viendo "Il Pagliacci" o que teme mostrar sensibilidad a sus amigos punk de alguna pandilla con un nombre amenazante (voto por "Las Cobras Infernales")
  • Kami Rayne: La típica niña que se hace pasar por hombre para entrar a una banda o la típica marimacha que se la monta a los otros tipos. O algo así. A veces me pregunto si Rayne es solo una niña con una voz gruesa y barba o un tipo que se cree Elvira (I know, Rayne: I'm a fucker... but ya love me like that...)
  • J. Koshkat: Molly Ringwald. O el típico nerd que se quita las gafas y es un hombre atractivo. O el típico man tímido que llevan a Tijuana a perder la virginidad.

3) ¿Qué podría contener mi película de culto perfecta?

  • Banda sonora que incluya: Tones on Tail, The Psychedelic Furs, Ultravox, Billy Idol, The Cure (qué raro que nadie haya incluído a Papá Robert en una película de estas), New Order, The B-52's, Bad English, The Human League, Dead or Alive, The Sisters of Mercy, David Bowie, Bauhaus, The Clash, Duran Duran, The Smiths, My Bloody Valentine, Anything Box, Depeche Mode, Killing Joke, The Church, Nancy Sinatra y Kate Bush.
  • Nada de directores famosos. Puro cine independiente con ínfulas de película europea.
  • Secuencias en 8mm. tipo Anton Corbjin
  • Secuencias animadas. Muchas. Animación celular.
  • Locaciones entre Nueva York y Nueva Inglaterra.
  • Cameos de Elvis Costello.
  • Muchísimas actrices con cara de adolescente. Muchísimas adolescentes. Tramas complicadas de amor que desafíen este puritanismo e intrascendencia.

Archives