martes, agosto 09, 2005

"Making all these nowhere plans for nobody"

Músico independiente. "Indie".

Hay algo que no entiendo todavía: Si se supone que existe una tendencia independiente, más allá de la música hegemónica (donde la forma es divergente, los targets son limitados y la difusión usa otros circuitos), ¿Por qué todo suena igual?

Solo hasta ahora hemos podido superar los 80's (y, aunque me reconozco como defensor de esta noble década, hay cosas que sencillamente no tolero - como el metal o el punk mal hecho), nos saltamos los 90's (muy a pesar de las bandas que hacen covers de Nirvana, de Pearl Jam o de Stone Temple Pilots) y ahora nos enfrentamos al nuevo milenio.

Lo que comenzó como un acercamiento sardónico a los 80 se transformó en un loop de nostalgia. Culicagaditos de 16 años hablándome de Alf o de Jem. Ahora estamos PLAGADOS de bandas que suenan igualito a Gang of Four, Oingo Boingo, Joy Division y The Lords of the New Church - claro, sin que estas bandas lo sepan.

Me molesta hasta cierto punto. Por primera vez en mi vida, me he visto obligado a descartar bandas porque suenan IGUAL que otras. Recuerdo hace tanto, cuando era un joven gótico desadaptado (porque siempre llega un punto en el que uno cree ser el único que escucha The Sisters of Mercy) con nostalgia agridulce. Leeds era la meca. Los Sisters, Red Lorry Yellow Lorry, The Mission U. K., Rosetta Stone, Rose of Avalanche y tantas bandas que sonaban a los Sisters... no me cansaba. Luego me dio por el industrial y me di cuenta de algo: El industrial, como Chrome o Throbbing Gristle o incluso Einsturzende no existe: todo lo que queda es una mezcla sosa del Dance con cuatro alemanes emputecidos gritándole a un sintetizador distorsionado. Y si no es eso, son las bandas de teendustrial (Marylin Manson, KMFDM, Rammstein, Powerman 5000, Gravity Kills, Orgy...) que suenan igualitico: aeróbicos dirigidos por un enano nazi.

El goth se murió hace mucho y me dejó huerfano.

... menos mal. Al haber sido abandonado por una subcultura agónica que no halla cohesión en Colombia (y, por favor, no me vengan a decir que Gato Bardo ha consolidado la escena... que ahora exista un lugar en los que los pseudovampiros, jugadores adictos a Magic, amarionados, freaks, metachos frustrados y punketos redimidos NO QUIERE DECIR que eso sea una "escena".)tuve la oportunidad de descubrir otras cosas.

Interpol fue una revelación para mí. Lo mismo que The Sounds, Bloc Party, Stereo Total, La Monja Enana... buen pop, a veces triste y a veces feliz. El panorama de la música se había abierto. Me imagino que fue casi lo mismo que pasó cuando aparecieron los Ramones o Black Sabbath y ya no tocaba escuchar rock progresivo (ODIO el progresivo, me cago en Dream Theater, en Yes y me limpio en cualquier otra banda que, como Deep Purple, tenga que alternar entre un blues tibio y solos de tres horas... eso no es sicodelia ni vanguardia: es masturbación escénica del ego y MUCHO tiempo libre)

No sé si me quedé dormido o si no estaba en la lista de correo de la vanguardia, pero en un momento TODO empezó a sonar igual. Todo. Todo sonaba a New Order o a Joy Division o a Gang of Four. Lo divergente pasó a ser hegemónico. Como siempre.

Culicagaditos hablándome de la "Art School Scene" de Nueva York, del New Wave británico, usando ropa de niña o corbatas (minikosh, anyone?), cortes de pelo asimétricos, tratando de verse aburridos y displicentes. MTV pasando videos de Elefant o de los Bright Eyes o de Wilco o de Iron and Wine. Música para las masas (adiposas) de América Latina.

Me quedan The Cure, Cindy Lauper, Billy Idol, Cranes y me falta por explorar el pop underground tipo Stereo Total o Galactica. Ya no sé qué hacer.

... Mi esperanza está en el pop. El rock se está muriendo.

Nunca van a escuchar algo nuevo en Crabs, siempre van a haber bandas de blues a lo Sumo, a lo Pappo. Siempre van a existir argentinófilos o bandas que tienen más influencias que canciones. Siempre recibiremos a Fito, a Charly, a Saul, a Café Tacuba con los brazos abiertos. Es aberrante. Todos quieren ser Iron Maiden o Judas Priest. Es más aberrante. Los que no quieren ser Iron Maiden o Judas Priest quieren ser Interpol. Es triste. Y aberrante.

Archives