viernes, octubre 21, 2005

Sobre las declaraciones de Andrés Gualdrón:

Me dolió hasta el tuétano. No puedo decir nada más porque no puedo llorar y escribir al tiempo. Yo pensé que ese man era mi amigo. Ya no puedo confiar en nadie.

Nunca.

Estoy tan cansado de esperar. Es como si mi vida se basara en eso: en esperar. Me mamé. Siempre espero a que me busquen, siempre me escondo para que me encuentren y nadie lo hace. ¿Solo porque los juegos sociales que me gustan son otros?

Ya no estoy para nadie. Si quieren que vuelva a ser como siempre: búsquenme. Hagan un puto esfuerzo, yo lo valgo.

O no. No lo valgo pero estoy cansado de sentirme así. Y si no lo valgo, haré un esfuerzo por reponer la pérdida de su tiempo y compensar el sacrificio, dar más de lo que recibí. Pero estoy cansado de sentir que mi tiempo y mi paciencia no valen ni mierda.

Archives