martes, enero 31, 2006

Zerotismo.

Salgo del coma y la madrugada me deja
con mercurio en la boca y la inocencia rota,
las piernas juntas y las rodillas nerviosas
como una risa tímida que solo las cobijas escuchan.

Me busco - siempre amanezco dividida
entre el pulso del despertador
y la cinemática del sueño.

Me encuentro
cuando me divido por cero.
Me pierdo
en conjeturas que otros hombres dejaron
y que ahora son solo ecuaciones.

lunes, enero 30, 2006

Epitaphne.

Solo dos hileras de huellas simétricas,
una tras otra, una al lado de la otra
como estelas de polvo en el cesped.
Un funeral solitario para tí.

Para que las raíces te traguen
y el tiempo dibuje anillos en espiral
y tú, entre lívida y estólida,
dibujes con agujas la sonrisa de quien,
definitivamente,
no cree en sermones.

Archives