sábado, mayo 06, 2006

No tengo muchas palabras al respecto. Solo puedo decir que esperé años para grabar algo así. Falta pulir mucho (más que nada, la producción... Tanto Kam como Lingo como Seb son músicos confiables y yo, J. Koshkat, me siento orgulloso de estar con ellos), pero siento que estoy empezando a hacer la música que quiero escuchar.

May the (Pr)evolution begin.

ANA ANSIEDAD - SECUM


Powered by Castpost

miércoles, mayo 03, 2006

1)

Bergman pensó en una partida de ajedrez con la Muerte. O tal vez no la pensó, seguramente nació de una conversación entre expresionistas alemanes y Bergman decidió llevarla al cine. Debería hacer una investigación más exhaustiva al respecto... pero ese no es el punto.

Me voy a sentir culpable por meses, pero tengo que decirlo: Si Ingmar Bergman hubiera sido costeño, seguramente la Muerte hubiera aceptado un partido de Dominó.

2)

Yo había empezado el rumor por puras ganas de mamar gallo, pero tuve la oportunidad de constatarlo el Lunes. Mientras daba vueltas por la Feria del Libro (buscando el stand de la Librería Francesa - "Ñoñotopía", "Frikilandia", "Otakuville") me pareció ver al buen Changuas. Estaba pensando en una forma inusual de saludarlo - faltaban unos pocos metros para hacer contacto y me gusta hacer una buena entrada....

Estaba a punto de darle un espaldarazo de los que purgan y decirle "¡ESTO ES UNA LIBRERÍA, NO UNA BIBLIOTECA!" cuando caí en cuenta de algo...

... ese tipo no era el Chango...

era...

era...

Efraím Medina Reyes.

3)

¿Habrá algún día en el que los meranistas NO HABLEN DEL MERANI en sus encuentros casuales? Ya empiezo a sentir un parecido entre ellos y los que sobrevivieron al Holocausto. No es nada personal, pero me parece increíble que en tres años no ha habido una sola ocasión en la que el Instituto Alberto Merani no aparezca intermitentemente en una conversación de meranistas.

4)

Hay un local en Cedritos Centro Comercial llamado Canadian Bagels. Repasando la carta encontré un sandwich especial... es algo que había esperado toda la vida, no tanto por los ingredientes o el tamaño sino por el nombre:

BAGUETTE BESTIAL!!!

¡Dios... me EXCITA ese nombre! Mejor aún: me EXCITA el adjetivo "bestial" para describir algún tipo de comida en una carta. Imagínense que se vuelva una tendencia... "PANDEBONO BESTIAL!", "CALENTAO BESTIAL", "SCARGOTS BESTIALES", "SUSHI BESTIAL: UN ROLLO DE SUSHI DEL TAMAÑO DE UN PLATO, RELLENO CON OCHO TIPOS DE PESCADO, AGUACATE, QUESO CREMA, MAYONESA JAPONESA Y ARROZ ATOLLADO", "NUGGETS DE POLLO BESTIALES: CADA UNO DEL TAMAÑO DE UNA CABEZA"

Son buenos tiempos para comer fuera de casa.


5)

El cómic nacional me da grima. Extraño a Leocomix, a Diego Guerra, a FKZ... A comienzos y mediados de los 90 hubo un auge de cómic colombiano increíble. Aunque no faltaban las propuestas puerilmente alternativas y cierta mediocridad inherente a lo colombiano, había productos que se destacaban, que - en un mundo perfecto, como lo ponía Zappa - podrían competir con el atrofiado cómic gringo o con el sofisticado (casi soporífero) cómic europeo.

Cada vez que voy a la Feria del Libro, me deprimo cuando veo stans de caricatura manga (mierda... qué tan jodido puede ser dibujar el mismo monachito mil veces, variando el pelo, la ropa y los colores...) o cuando veo intentos de cómic épico, amerimanga... o cuando veo a los rezagados de la Era de Oro del cómic nacional dictando "talleres manga" cuando lo de ellos es la línea tipo Royo, McFarlane o Möebius.

Afortunadamente hay propuestas interesantes que se escapan de todo eso en aras de una visión más íntima.

Archives