viernes, julio 28, 2006

De vuelta a la U.

Es un milagro que siga en la Javeriana, después de un desempeño académico tan miserable. Lo único que puedo decir a mi favor es que necesitaba ese tiempo y que, dentro de todo, fue aprovechado para habituarme a una vida distinta. Siento la presión del tiempo, porque queda muy poco y tengo que empezar a resolver una situación de la que no puedo escapar: mi vida.

Supongo que hay cosas de las que no puedo escapar indemne. ¿Quién es capaz de vivir sin tener que sobreponerse a los cambios? Más que resignación, crecer es un proceso que requiere algo de creatividad para no caer en los lugares comunes.

La próxima semana es la primera del resto de mi vida. Me asusta e incluso me desagrada tener que dejar ciertas cosas atrás... pero, si todo sale de acuerdo al plan, es más lo que gano que lo que sacrifico. Aún no estoy muy seguro de eso, tendré que hacer un ejercicio de fe y estar a la expectativa. Duré tanto tiempo creyendo que la vida comenzaba después de graduarme que ignoré que ESA vida solo puede empezar cuando uno decida, cuando uno esté listo.

No estoy listo, pero... ¿es que tengo otra opción?

Archives