viernes, diciembre 01, 2006

Si no vuelves, voy a quemarlo todo. No quiero que quede nada para nadie que no seas tú. Si no vuelves, voy a abrir la carta de vicios y elegir el más caro. Algo que me mate lento, pero no muy lento. Total: todo es cuestión de tiempo, pero el tiempo es oro. Es cuestión de las monedas que tenga en el bolsillo, las necesarias para hundirme irremediablemente en mis cavilaciones.

... y es que tienes todo, menos el descaro. Lo único que te falta es leer un libro que te condene a perder toda la moral. Lo único que te falta es una serie de dósis de desencanto. El corderito blanco de "Las Edades de Lulú". Una sola novela histérica que te parta por la mitad a través de una línea pintada con el dedo. Algo de desencanto para ser vulgar y vulgarmente encantadora.

martes, noviembre 28, 2006

... o tal vez no.

Archives